¿Tienes la vaga idea de querer hacer “algo” con tu casa pero no tienes claro lo que necesitas? ¿Tienes miedo de liarte con una reforma y quedarte corto o, al revés, hacer más de lo que realmente hace falta?

Si la respuesta es sí, este artículo te va a interesar.

Te planteo a continuación una Check List, que te ayudará a testar varios aspectos de tu casa y a meditar sobre el alcance y la profundidad de los cambios a considerar. Con alcance me refiero a la cantidad de aspectos a cambiar/renovar, y con profundidad a la magnitud (económicamente hablando) de las medidas a tomar.

Porque puede ser que tengas claro que hay aspectos de tu casa que no están a la altura de lo que te gustaría y la duda que tienes es si necesitas una renovación total en algunos asuntos o con un “lavado de cara” es suficiente.

Espero que esta lista te ayude a ser más consciente de tus necesidades y deseos.

Adjunto un pdf descargable para que puedas imprimirte la lista y pasearte con ella por la casa armada con un bolígrafo. Anota, tacha y, en general, diviértete con todas las posibilidades que te vas a plantear.

Vamos allá:

#Distribución:

En este apartado nos planteamos si la distribución que tenemos es válida y nos da la pauta para saber si va a ser necesario mover tabiques/abrir huecos, o no.

  • ¿La distribución actual de tu casa se ajusta a tus necesidades? Es decir, ¿tienes suficientes baños, dormitorios, y espacios para todas las actividades que realizas en este momento y con tu actual situación familiar?
  • ¿Tienen todas las habitaciones el tamaño adecuado?
  • ¿La relación entre las habitaciones que se usan juntas para una misma actividad es la adecuada? Por ejemplo: ¿la cocina y el comedor están cerca? ¿El dormitorio principal tiene baño propio?
  • Las zonas comunes (recibidor, salón, comedor, cocina, despacho…) ¿están agrupadas y separadas de los dormitorios? ¿O tienes mezcladas las zonas de noche y de día?
  • La distribución actual ¿favorece la entrada de luz o todo lo contrario?
  • La distribución actual ¿está bien planteada en función de la realidad que rodea tu vivienda? Por ejemplo, no sería lo más adecuado que los dormitorios se situaran en la parte de la casa que da a una avenida con tráfico intenso de noche y de día.

#Usabilidad:

Haciéndote estas sencillas preguntas sabrás si usas tu casa de la mejor manera posible según tu estilo de vida. O si, por el contrario, estás desaprovechando el espacio o no empleando todo su potencial.

  • ¿Tienes mesa de office y de comedor y usas siempre sólo la del office, desaprovechando el espacio dedicado a comedor?
  • ¿Querrías comer en la cocina por la cómodo que sería pero no tienes sitio?
  • ¿No pueden ayudarte a cocinar porque no cabéis dos personas en la cocina al mismo tiempo?
  • ¿Tus hijos estudian en el comedor porque no tienen sitio para hacerlo en su habitación? ¿Necesitas un despacho independiente para tí o una sala de estudio para la familia?
  • ¿Tienes la tabla de planchar en el dormitorio porque no sabes dónde meterla? ¿Necesitas un espacio donde guardar tanto la ropa sucia como la ropa para planchar?
  • ¿Tu recibidor es mínimo y cuando llegas a casa cargado con bolsas o maletas te vas chocando por todas partes?
  • ¿Por la mañana te amontonas junto con tu familia en un sólo baño? ¿O tienes dos, pero ninguno de ellos en suite con tu dormitorio? ¿Te peleas por un único lavabo en un baño compartido?

#Almacenaje:

Las siguientes preguntas tratan de hacerte ver las posibles necesidades de almacenamiento y/o orden que tienes. Porque quizá tienes espacio suficiente pero no lo estás aprovechando bien.

  • ¿Hay suficientes armarios o mobiliario apropiado en la cocina para guardar todos los utensilios necesarios? Incluida la vajilla si comes allí.
  • ¿Tienes que ir a comprar más a menudo de lo que te gustaría porque no tienes espacio de almacenaje para          guardar comida y otros productos, ni en los armarios de la cocina ni en la nevera o congelador?
  • ¿Tienes un mueble con espacio suficiente para guardar TODO lo que quieres que se almacene en el baño?
  • Al llegar a casa, ¿hay un espacio dedicado a guardar o colocar abrigos, mochilas, bolso, llaves y cualquier otra cosa que dejes en la entrada?
  • ¿Tiene cada dormitorio armarios o muebles suficientes para las necesidades de la persona/s que lo usan?
  • ¿Hay libros, revistas y objetos varios desperdigados por toda la casa?

#Instalaciones:

Esta parte se refiere a las “tripas” de tu casa. Lo que la hace funcionar y te proporciona el confort invisible en el día a día.

  • ¿Estás contento con tu sistema de calefacción? Tanto por su funcionamiento y resultados, como por lo que te cuesta mantenerlo. ¿Es óptimo su rendimiento?
  • ¿Te cuesta mantener la casa caliente en invierno y fresca en verano? ¿Oyes todos los ruidos de la calle? Unos cerramientos inadecuados pueden ser la causa.
  • ¿Pagas mucho en tu factura del agua? Hay griferías eco, que regulan el caudal sin que lo notes.
  • Lo mismo para la luz. Pasa revista a todos los aparatos eléctricos que tienes (placa de cocción, iluminación…)
  • ¿Sientes tu casa acogedora al llegar la noche? Si no es así, posiblemente la causa sea una deficiente o incorrecta iluminación.
  • ¿Tienes un bidet que nunca utilizas o una bañera que usas invariablemente para ducharte?

#Estética:

Párate en la puerta de cada habitación y plantéate en cada una si cambiarías algo, si notas que hay algo que falla y no sabes qué es. O a lo mejor sí que lo sabes y tienes el cambio de ese punto concreto entre ceja y ceja.

Algunos cambios que puedes hacer y que influyen radicalmente en la estética de la casa.

  • Cambiar mobiliario
  • Cambiar cortinas, tapicerías, alfombras o cualquier otra cosa relacionada con textiles.
  • Pintar las paredes (no me cansaré de decirlo).
  • Cambiar o pintar puertas, barandillas, cerramientos de armarios o cualquier otra cosa relacionada con la carpintería.
  • Cambiar el mobilario de la cocina o, si la distribución te gusta, sólo los frentes de los armarios. Panelar los electrodomésticos.
  • Cambiar la encimera de la cocina.
  • Empapelar alguna pared o habitación.
  • Cambiar el alicatado de cocina y/o baños, con o sin obras.
  • Cambiar el suelo de la casa con o sin obras.

Si quieres conocer qué pasos necesitas dar para lograr la casa que siempre has deseado, descárgate el pdf con la Check List y ponte a ello.

Este pequeño ejercicio te dará muchas cosas en que pensar, pero prometo ayudarte y esa promesa se materializará en el próximo post. ¡No faltes!

Y si te ha gustado este artículo o quieres compartir tu experiencia con el chequeo de tu casa, escribe en los comentarios. Estoy deseando saber de tí.