Pues como casi todo en decoración, depende… Pero para que puedas hacerte una idea, voy a ponerte un ejemplo de un baño “tipo” y cuánto dinero costaría reformarlo. ¿Listo?

Imagen 2          Vía Pinterest

Vamos a suponer que la reforma es completa, es decir, que eliminamos el pavimento y alicatado actuales, así como todos los sanitarios, porque lo queremos todo nuevo (circuitos de agua y luz, incluidos). Suponemos también un baño de tamaño medio, unos 4,5m2, Y 2,30m de alto, pues pondremos falso techo (la altura real será de aprox. 2,50m)

Hay que tener en cuenta que cualquier cambio sobre las premisas anteriores supone un cambio de precio, y que éstos, tratándose de un ejemplo, no pueden ser más que aproximados. Al final del post verás un listado de precios de materiales y de mano de obra que pueda servirte de referencia. Hay una gama tan amplia de materiales y acabados, que me voy a atrever a poner las marcas y los modelos que he estimado para que la información te sea más útil. Elegiré una gama media en todos los casos.

1. Empezaremos con la mano de obra necesaria para la reforma:

El albañil se hará cargo de los siguientes trabajos:

– Arrancar el pavimento y el alicatado de las paredes actuales, llevando las runas a un vertedero autorizado.

– Enfoscar ambas cosas (suelo y paredes). Esto quiere decir, darle una capa con mortero de cemento para alisar. Tras esta capa, se puede alicatar/pavimentar de nuevo.

– Pavimentar el suelo y alicatar (poner los azulejos) las paredes, con el nuevo material elegido.

-Extraer los sanitarios actuales (bañera o ducha, lavabo, inodoro, bidet) y las griferías y llevarlo todo a un vertedero autorizado.

– Hacer las regatas, en el suelo y las paredes, que sean necesarias para que el fontanero/electricista (que suele ser la misma persona), pueda pasar los desagües, tomas de agua e instalaciones de electricidad e iluminación. esto quiere decir que pica unas aberturas para permitir empotrar dichos tubos. Y después, las tapa con mortero de cemento.

– Instalación del plato de ducha o bañera. Estas piezas necesitan para su instalación de la ayuda del albañil, porque para que no queden huecas y puedan romperse (o simplemente, sonar a hueco al pisarlas), se rellenan con mortero. En el caso de las bañeras, suele necesitarse construir un pequeño murete de ladrillo para sostenerla.

 

Imagen 3       Vía Pinterest

El instalador, que es la persona que realiza todas las instalaciones, tanto de agua y luz, como de gas si se diera el caso, se ocupará de lo siguiente:

– Cambiar los circuitos de agua y electricidad existentes. Esto suele hacerse cuando la instalación es muy vieja (30-40 años), porque ya que se pican las paredes y el suelo, no tiene un coste demasiado alto y te aseguras de tener todo en condiciones unas cuantas décadas más. Además, algunas instalaciones antiguas de agua son todavía de plomo, lo cual está hoy en día prohibido, por lo que hay que cambiarlas sí o sí.

– Conectar todas las piezas sanitarias a sus respectivos desagües y tomas de agua.

– Instalar las griferías.

– Instalar los nuevos radiadores si los hubiera.

– Instalar los mecanismos eléctricos (interruptores, enchufes, extractor…) y las luminarias (focos, apliques sobre el espejo…)

El escayolista sólo intervendrá si fuera necesario construir un falso techo. Esto es muy útil para poder empotrar focos en el techo y, en algunos casos, es imprescindible si los conductos de desagüe y agua van por el techo.

El pintor si, como ocurre en la mayoría de los casos, se alicatan todas las paredes, se limitará a pintar el techo o falso techo.

Imagen 6        Vía Pinterest

2. Pavimento y azulejos.

Ya sabemos que la lista de los posibles materiales a elegir hoy en día es interminable: azulejo (sólo para paredes), gres cerámico, gres porcelánico, mosaico, gres porcelánico de gran formato, mármol, piedra natural, microcemento… Pero voy a centrarme para el presupuesto, tanto para suelos como para paredes, en un material que se utiliza mucho por su amplia gama de precios, de acabados, y por su durabilidad: el porcelánico. No es el más barato, ya he dicho que nos íbamos a una gama media, pero permite bastante abanico de precios.

Hay dos grandes grupos: el porcelánico esmaltado y el compacto o técnico. El primero lleva en su parte superior una capa de esmalte (al modo del gres cerámico pero más resistente) y los cantos son algo redondeados, por lo que la junta es evidente. El segundo está teñido en masa. Esto quiere decir que toda la pasta que lo conforma tiene el mismo color, no tiene la parte superior esmaltada, por lo que si recibe un golpe y llega a picarse (cosa extremadamente difícil), se ve el mismo color que en la superficie. Además, y esto es importante pues es una de las razones de su compra, tiene los cantos rectos, a 90º, lo que se llama “rectificados”. Por eso, las juntas, aunque deben existir, son menos visibles que en cualquier otro material.

Hay azulejos a partir de 8€/m2, gres cerámicos por unos 15-25€/m2 de media, gres porcelánicos esmaltados desde unos 20€/m2 y gres porcelánico rectificado a partir de como mínimo 25-30€/m2 aproximadamente. Desde luego el fabricante, si son de fabricación nacional o no, el tipo de acabado y el formato (tamaño), tienen una gran influencia en los precios. Pero al menos puedes ver cómo es la jerarquía de precios entre estos materiales.

Elegimos para nuestra prueba, un gres porcelánico esmaltado de 60x60cm. sin rectificar, de Pamesa (21€/m2)

 

Gres porcelánico esmaltado Mod. Grecia 60x60 (Pamesa)Vía Pamesa

3. Sanitarios, griferías y complementos.

En nuestro baño “tipo” vamos a colocar:

– Inodoro de Roca, modelo The Gap de tanque bajo, con tapa amortiguada (367€ PVP+IVA)

– Lavabo para mueble que lo cubra por entero, como el modelo Cala de Roca (157€ PVP+IVA)

– Mueble acabado blanco con 2 cajones de 75×45 para colgar, los hay por aproximadamente 150€

– Elegimos un plato de ducha de resina, porque es más confortable que la porcelana o el acrílico y, además, porque no resbala. Como ejemplo, el modelo Sirex de Fiora, en 100x80cm. (281€ PVP+IVA)

– Las mamparas es otro mundo, pero tenemos que elegir un modelo. Propongo una mampara de puertas correderas, suponiendo que el plato de ducha tiene dos lados vistos, en ángulo, lo cual es muy común. Este tipo de mamparas podría estar entre los 400-600€ dependiendo del modelo y el fabricante. En general, cuanto menor es la perfilería que sujeta el cristal, más caras son. Otras cacarterísticas a tener en cuenta: el grosor del cristal, si lleva tratamiento anti-cal, si los cristales son templados, si son o no transparentes o si la perfilería es de acero inoxidable.

Elegimos por ejemplo, el modelo Titan de GME (380€ PVP+IVA)

– Como iluminación, 4 focos empotrados en el techo, de lámparas led, quedan por unos 42€

– Como grifería de lavabo, por ejemplo un monomando de la firma Roca, el modelo L90 C (155€ PVP+IVA)

– La griferia de la ducha podría ser consistir en una barra de ducha extensible con rociador y grifería termostática, como el modelo Tenerife de Five Mediterráneo (206€ PVP+IVA)

 

Barra ducha Mod. Tenerife (Five Mediterraneo)   Vía Five Mediterraneo

 

El total de nuestro presupuesto quedaría así:

ALBAÑILERÍA                                                          1.900€

INSTALADOR                                                           1.400€

PUERTA ENTRADA (batiente)                                     335€

FALSO TECHO                                                           120€

PINTURA                                                                     80€

CERÁMICA (suelos y paredes)                                  504€

SANITARIOS/GRIFERÍA                                          1.166€

MAMPARA DUCHA                                                     380€

MUEBLE BAÑO                                                          150€

FOCOS                                                                       42€


TOTAL                                                                  6.077€

 

Insisto en que cualquier cambio hace cambiar sustancialmente el precio. Si, por ejemplo, no tienes que cambiar toda la instalación porque tu baño no es demasiado antiguo, te ahorrarías más de la mitad del coste del instalador; o no quitas el pavimento actual, sino que pones un suelo nuevo encima del que tienes, también te haría ahorrar bastante dinero.

Si este artículo te ha sido útil, quieres añadir algún comentario o tienes alguna duda, escribe debajo, y compártelo.