color-en-decoracionEl color es uno de los elementos decorativos más versátiles de que disponemos. Es, junto con la luz, el que tiene un efecto más inmediato en el aspecto de un espacio. Solo con utilizar correctamente el color, podemos salvar un esquema decorativo mediocre y, al contrario, podemos estropear un buen interior equivocándonos al aplicarlo.

Y, desde luego, es el elemento que tiene un mayor poder transformador en todos los sentidos.

A través de varios artículos vamos a ver cómo utilizar el color en la decoración. En post anteriores explicamos un poco la teoría del color, el círculo cromático y las gamas armónicas. Ahora, a modo de introducción, veamos en qué aspectos nos influye el color en nuestro entorno.

1. En primer lugar, tiene un importante componente psicológico y cultural. Los colores nos producen determinadas sensaciones, dependiendo de las asociaciones que nos evoquen.

Por ejemplo, el blanco en Occidente es el color de la pureza y en Orinte el del luto. El color es el mismo pero, de modo subjetivo,le otorgamos unos atributos que nos hacen sentir de una forma u otra.

2. Tiene también una enorme influenia en nuestro estado de ánimo, nuestros sentimientos y emociones, y esto es un hecho físico; de hecho, hay terapias basadas en la utilización del color, como la cromoterapia.

Tomemos como ejemplo el color rojo. Recordemos que los colores son luz, tienen diferente longitud de onda y son el resultado de cómo un objeto absorbe o refleja la luz del espectro visible. Un objeto se verá rojo porque absorbe todas las longitudes de onda excepto la del rojo, que es la que refleja.

Esta es percibida por nuestros ojos los cuales la transmiten, mediante unos sensores, al córtex cerebral, tarducida en impulsos eléctricos. Cuanto mayor es la longitus de onda, mayor es el impulso que llega al cerebro. Así pues, siguiendo con el rojo, este es el color con la longitud de onde más larga, y por ello, un entorno muy saturado de rojo, puede producir una sobrecarga de impulsos en el cerebro. De ahí que este color nos altere, potencie la agresividad y la ira, aí como estimule el apewtito, pues incide en la zona dle cerebro donde residen nuestros impulsos más primarios.

Muchos restaurantes eligen el rojo en su decoración, y no es por casualidad.

Se ha comprobado también que colores con las longitudes de onda más cortas, como el verde manzana o el rosa, reducen la presión sanguínea y el ritmo del corazón, por eso se usan en psiquiátricos u hospitales.

3. El color también influye en la temperatura ambiental y también en este caso tiene una explicación física.

Todos hemos oído que hay colores fríos y cálidos y puede parecer que la percepción del color es algo subjetivo, pero su causa es de nuevo, las diferentes longitudes de onda. Los colores cálidos tienen unas longitudes mayores, lo cual se traduce en una mayor energía emitida.

Un ejemplo de uso del color utilizado para mejorar el hábitat lo encontramos en las zonas con una gran insolación, como el Sur de España. Allí, las casas  se encalan con blanco, porque la luz blanca es la formada por todos los demás colores. Un objeto blanco refleja todas las longitudes de onda que le llegan, por lo que la energía, y por lo tanto la temperatura que llega al interior de esas casas es mucho menor.

4. Por último, y quizá lo que en mayor medida afecta al tema de hoy, es la gran influencia que tiene el color en la percepción del espacio.

Podemos corregir visualmente las proporciones de una habitación con la sola utilización del color.

En el próximo artículo veremos cómo hacerlo, en una de las muchas maneras de sacar partido al color en la decoración.

Si te ha gustado este artículo, te invito a escribir un comentario y/o a compartirlo en tu red social preferida.