Feng Shui en casaDecíamos en un post anterior, que según el Feng Shui, todo lo que forma parte del mundo físico, está dotado de energía y una de sus premisas básicas es la necesidad de equilibrar las energías de nuestro entorno para que sea lo más armonioso posible y conseguir así mejorar todos los aspectos de nuestra vida.

Decíamos también que una de las herramientas más potentes con que cuenta el Feng Shui y que, además, ha de utilizarse antes de cualquier otra, es el terminar con el desorden. ¿Por qué es tan importante? Porque el desorden no es ni más ni menos que energía estancada, objetos que nos agobian, entorpecen nuestras actividades cotidianas e invaden y “ensucian” nuestro espacio vital.

El desorden se acummula cuando nuestra energía se estanca y nuestra energía se estanca cuando el desorden crece. El desorden es un síntoma de lo que está pasando en tu vida o en tu interior y después termina formando parte del problema: cuanto más crece menos energía tienes para librarte de el, es un círculo vicioso.

Cuando terminas con el desorden, liberas tal cantidad de energía acumulada que hacerlo puede transformar literalmente tu vida, así de sencillo.

Para saber realmente cómo te afecta el desorden puedes hacer una pequeña comprobación. Para ello explicaré brevemente una de las herramientas básicas del Feng Shui: el bagua.

En pocas palabras, el bagua es un diagrama cuadrangular dividido en 9 partes iguales, cada una de las cuales representa un aspecto específico de nuestra vida. Situando dicho diagrama sobre un plano de nuestra vivienda (haciendo coincidir la parte inferior del diagrama con la pared donde se sitúa la puerta de entrada en el plano), verás qué partes de tu casa se corresponden con cada aspecto de tu vida. Ahora bien, este bagua general por llamarlo así, se combina con el bagua que se aplica a cada habitación, en este caso alineando el diagrama con la pared donde está la puerta de entrada a la misma.

Si existe una parte de tu casa que siempre está desordenada hagas lo que hagas,, busca en que espacio del diagrama se localiza y qué está pasando en el aspecto de tu vida que representa ese cuadrante. Posiblemente te darás cuenta de que es una parte de tu vida con al que no estás satisfecho o que te da continuos problemas.

Por ejemplo, tienes un armario en el no sabes ni siquiera lo que guardas de lo absolutamente lleno que está. Busca donde está ubicado según el bagua de tu casa y también según el de la habitación donde se encuentra (si la habitación se utiliza mucho, prevalecerá el bagua de la habitación, si no, el general de la casa). ¿Y bien? ¿Qué conclusiones sacas?

Si te ha gustado este artículo, te invito a escribir un comentario y/o a compartirlo en tu red social preferida.