Y sin haberlo deseado, me ha salido un pareado… :)

El estilo industrial, tan de moda, tiene muchas ventajas si se elige como línea estética a seguir a la hora de montar nuestro local, sea éste de lo que sea; y algún inconveniente que vamos a ver enseguida.

Entre estas múltiples ventajas, destaca principalmente que si tenemos la suerte de contar con un local de origen industrial, como una antigua nave, un taller de artesano o simplemente un local con “sabor”, es decir, con elementos singulares de origen como columnas metálicas, paredes con viejo ladrillo visto o vigas al aire; tenemos el local prácticamente decorado sin gastar un céntimo.

Restaurante estilo industrial

                               Vía Pinterest

Otra gran ventaja, es que, aunque el local sea normal, podemos decorarlo sin gastar en trabajos o elementos de obra que encarecen notablemente la misma, como falsos techos, rozas para empotrar cableados, alisado de paredes, etc.

Es más, las instalaciones a la vista son uno de los elementos característicos de este estilo.

Panadería  estilo industrial

                 Vía Pinterest

Y otra más, sería que si nos metemos a fondo en el estilo, podemos utilizar materiales en su estado natural, con el ahorro en acabados que ello supone: maderas sin tratar, hierro al natural, suelos de hormigón pulido… O bien materiales/mobiliario usados, sacados directamente de derribos o brocantes. ¡O incluso palets!

Tienda estilo industrial

                            Vía pinterest

Alguna desventaja tenía que tener, si no sería un chollo, y por buscarle alguna solo decir que es un estilo tan absolutamente concreto, personal y característico que no es para todos los públicos. Debe acompañarse de una imagen de marca afín, que dé coherencia a la empresa; la cual debe tener claro cuál es su mercado y valorar si su público va a apreciar y a sentirse cómodo en un ambiente de estas características, porque ya sabemos que sobre gustos no hay nada escrito y que lo que para unos es una decoración moderna, con personalidad y acogedora, para otros puede ser un “quiero montar un local pero no llego y por eso lo decoro así” o un sitio cutre y sin terminar.

Si te decides, vamos a resumir qué elementos definen este estilo:

Piezas-y-materiales

¿Te animas a hacer tuyo el estilo industrial?

Si te ha gustado este artículo o tienes alguna duda sobre cómo implantar este estilo, ¡escribe un comentario!